Etiquetas

, ,

buena-gente       Buena gente al mismo tiempo que nos hace reír nos hace reflexionar, tanto sobre la vida, como sobre la gente que tenemos en alrededor y sobre la situación que vivimos. Y aunque sea una obra americana con su transcurso original en un barrio de Boston, del autor David Lindsay Abaire, se adapta perfectamente a nuestros tiempos y podría suceder en cualquier barrio del mundo. La protagonista – Margarita (aquí estupenda Verónica Forqué) – lucha para sacar adelante su vida y la vida de su hija, ya mayor,  que sufre un tipo de retraso, que de más cerca desconocemos.  Pero el camino no se le hace así de fácil, constantes despidos de todos los trabajos, un mundo cada vez menos empático y escasez de suerte no galardonan precisamente todos sus esfuerzos. En fin, una obra que medita sobre el azar, el destino y la fortuna, porque a veces hace falta un solo empujón para cambiar nuestros caminos, un solo golpe de suerte…que a veces esquivamos por buenos que somos.

Visto en Teatro Rialto, Madrid (mi teatro preferido de Madríd – buena acústica, asientos escalonados y bastante cómodos)

Anuncios